Mi Otro Yo

©Matthieu Bourel | collage art

Mis adentros, esos adentros

que despiertan demonios,

los que sin saberlo

penetran hasta el fondo.

 

Resucitan la melancolía en sexo

que arde y quema con sus humedades

y juntos

forman el elemento sagrado de la castración.

 

Te persigo como sombra,

abres a diario los espejos

que escupen mis palabras

para volverlas tuyas,

y volverán a mí en besos.

 

Yo podría regresar

completo,

pero los ojos están dentro de ti,

los arrancaste para mirarte

en lo perverso

que es jugar con niños ciegos.

 

Sabes binario, simple

me descubres en las cosas perdida

como si el mundo se fuera acabar,

me besas

y la voluntad desaparece.

 

Tu boca se abre,

recitas

palabras de suicidio emocional

para sepultarnos en silencio.