Poemas de Emilio López-Ortega Rivadeneyra

“Al que ingrato me deja busco amante”

 

Al que ingrato me deja busco amante

al que con creces me fulgura yo abandono

siempre alabo al que me olvida en otoño

y olvido al que en otoño me es alabante.

 

Soy áspid al que en atisbo es observante

y si observo cuál áspid me selecciono

altivo veo al que me dice te destrono

siempre destrono al que me ve gerifalte.

 

Si sigo a él otorgándole la gran gloria

si me responde cuál baladí con deshonra

de cualquier mal soy de ella su mal furia.

 

Así que prefiero no ponerle corona

ya que no quiero ser un mal que augura

de quién a su corazón no lo acciona.

 

“Ojos Cerúleos”

de Emilio Lopez-Ortega Rivadeneyra

Ojos cerúleos que ofuscan y me matan,

Ojos cerúleos que iluminan, reviven,

ojos cerúleos que a mi corazón atan,

ojos cerúleos quiero libres me arriben.

 

Ojos cerúleos que envenenan y cantan

ojos cerúleos que curan, y me mueven,

ojos cerúleos que son un silencio y hartan

ojos cerúleos que alborozan, conmueven.

 

Ojos cerúleos cuál demonios atrapan

ojos cerúleos cuál mártir me absuelven

ojos cerúleos que en mi mente acampan

 

En constantes sueños ellos míos se vuelven,

ojalá porque ellos siempre me arropan

¿Será que en mi alma ellos siempre se envuelven?

 

 


Sin semblanza. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .