Resonancias y conmemoraciones, 2018

Luis Arístides

En alguna mañana o tarde de Agosto, un grupo de poetas y artistas despertaron al hecho de que este mismo año se cumplirían cuatro años de los sucesos en Iguala, y cincuenta de Tlatelolco, y a la urgencia de “hacer algo”, quizá conmemorativo, quizá simbólico, pero “algo”.

Este mismo año, empañado de roja crueldad, han muerto brutalmente tres estudiantes de cinematografía en Guadalajara. Descubrimos que el cáncer y la producción de cine pueden ser, de algún modo, enfermedades igualmente mortales. Nos ha quedado claro que también lo es el estudio libre, el pronunciamiento artístico y la repulsión hacia la violencia.

Decidimos levantarnos de la cátedra hacia las acciones. La responsabilidad de aquel que ostenta pronunciarse ante el mundo, en la expresión, se verá hasta la fecha movida por un entusiasmo común. Son los albores de una revolución, sin duda. Pero se opone la crítica a la conmiseración.

¿Cómo actuar a favor y en empatía con lo que va más allá de nuestra posición al margen de los hechos? ¿Cómo no hacerlo si el dolor es palpablemente real? Se siente en todo el cuerpo.

¿Qué tiene que decir el burgués provinciano de los muertos en Atenco, de los calcinados de Puebla, de las miles de muertas en todo el país?

Liviana y pobre conmiseración. Por esto mismo, Montaigne prefería, siempre, a Demócrito antes que a Heráclito, porque este último tenía el cinismo de llorar al mundo, como si el mundo cupiera todo en su fugaz cabeza.

En medio de estas preguntas y sentimientos, se puso en marcha el 27 de septiembre, el primer Festival del Arte y las Letras en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

41779166_257088948344628_7364406914362376192_n

En un intento por responder a las preguntas en torno a la apropiación estética de la violencia, la expresión de la radicalidad, las nuevas revoluciones, el dolor del mundo.

¿Cómo hace el poeta para darle sentido a su oficio sin ser sólo un engorroso testigo, olvidado de lo real?

El programa se llevó a cabo como sigue:

  1. Inauguración. Charla con Marcial Guerrero, testimonial de los hechos de octubre de 1968.
  2. Presentación del primero número, año 1 #SOMOSTODXS de DUBIUS, y la perspectiva política de la revista ART. 39, ante la democracia.
  3. Ponencia Magistral “Yo, bárbaro: régimen de la simulación, poesía y comunicación” por Alfonso Valencia.
    1. Un tanto modificada para abordar la idea de apropiación estética de la violencia.
  4. Taller “Escritura y rebeldía: ¿cómo salir del silencio?” por Danhia Montes.
  5. Performance político-poético “¡Vienen de Allá!” A cargo de A TODOS TODO y Francisco Arrieta.

Alfonso Valencia, Danhia Montes, Francisco Arrieta, A TODOS TODO, Marcial Guerrero, todos, sin duda, han contribuido con acciones contundentes a la construcción de nuevas ideas en nuestra ciudad. Era (y sigue siendo) necesario que su disposición se conjuntara en torno a estas preguntas.

 

Foto: Alejandro Soto

Del mismo modo, el  29 de Septiembre, continuando con la conmemoración o la recuperación simbólica, fuimos invitados por la banda A TODOS TODO, a presentar la revista #SOMOSTODXS en el concierto “Resistencia y Memoria” que se llevó a cabo en Foro Escénico, Pachuca.

dubius_resistencia_memoria
Flyer a cargo de Salvador Verano, Chavita, o Amor de Verano estudio. Un clásico del under en la ciudad.

En la mesa del presídium estuvimos cinco de los autores en esta edición, Josué Ledesma, Laura Esperanza, Alfonso Valencia, Irving Carbajal y yo.

Todos dimos lectura a nuestra participación dentro de la revista, así como nuestro testimonio del efecto que causa en el oficio artístico la pregunta por la conmiseración.

 

Foto: Alberto Uvezeta

¿De qué sirve seguir hablando de las figuras y las escenas que conmovieron el pasado? ¿De qué serviría un remake del octubre más oscuro? ¿Qué hay de poderoso en el discurso que rimbomba en las consonancias de poetas muertos, o no-vivos?

Algunas preguntas que se abrieron a la época, en la mesa de FORO ESCÉNICO.

Más temprano ese mismo día, el maestro Marcial Guerrero que había estado con nosotros durante el Festival, nos interpelaba por ese mismo concepto. En una charla que incluso prorrogó un poco el programa.  Ahí estaba también Christian Negrete, el escritor, tratando de paliar en su débil sobriedad los argumentos que nos dábamos en sobremesa, siempre con un chistorete, o un comentario breve, al más puro estilo de un gran narrador.

Sin duda, un evento digno de la memoria. Sin embargo, nosotros sólo fuimos un pequeño adorno a los estallidos de la palabra y la composición de nuestros amigos de A TODOS TODO. Sus canciones sonarán por siempre en el corazón de quienes permanecemos ocupados de la expresión real.


 

Está por terminar octubre. Hemos visto diferentes esfuerzos, todos valiosos. Pero el único que valdrá por encima será el de la constancia, el de no rendirnos.

Invitamos a autores, poetas y escritores, filósofos, a continuar pronunciándose ante el mundo. Aunque estas sean, en definitiva, problemas irresolutos, es igualmente seguro que frenar el ímpetu es también una causa (y a su vez, efecto) de la crueldad.

 

Iknoyouani

la palabra es lo más sagrado que tenemos

no andes por el mundo

pensando en lo bien que escribes.

Fragento de Negro, por Josué Ledesma en #SOMOSTODXS, núm. 1

 

 

 

Atentamente,

Luis Arístides

Resistencia, permanente.